Después de permanecer durante los meses de frío invierno tapados y protegidos por calcetines y calzado cerrado, nos vamos adentrando poco a poco en la época del año en la que los pies están expuestos al sol y otros factores externos.

 

 

Con la llegada del calor y por el tipo de actividades propias de la época estival, comentamos una serie de consejos que nos ayudarán a proteger la piel y las uñas de nuestros pies. 

Protección solar: Se recomienda aplicar crema solar en todo el cuerpo, sin olvidarnos de los pies por completo (también el dorso) ya que pueden sufrir quemaduras. En la piscina o la playa, es muy importante evitar las horas de más calor por las altas temperaturas y prestar atención en cada paso para evitar pisar objetivos o elementos naturales (piedras, astillas, etc) que puedan dañar nuestros pies.

Chanclas: Se aconseja el uso de chanclas como medida de protección en zonas húmedas o en los lugares en los que frecuentemente se producen encharcamientos de agua, por ejemplo, en vestuarios, duchas comunes o piscinas. Otro detalle importante para eliminar la posibilidad de contraer hongos, es no compartir el calzado ni la toalla, ni caminar descalzo sobre lugares extraños. Además, conviene  lavar y secar bien las chanclas.

Higiene: Otro consejo muy importante, que mucha gente pasa por alto, es secar a conciencia los pies, entre los dedos y las uñas para eliminar la humedad.

Hidratación: Siempre es buen momento para hidratar los pies con cremas específicas de calidad. El hecho de llevar sandalias u otro tipo de calzado abierto, los “reseca” muchísimo, principalmente los talones. Nuestro consejo: antes de acostarnos, al levantarnos o después de la ducha, hidrataremos los pies mediante un ligero masaje.

Rozaduras: En verano es habitual sufrir rozaduras al usar menos calcetines y aumentar el roce del calzado sobre la piel. En ese caso, se recomienda tratar las heridas generadas y cambiar de calzado para evitar que se agraven o se formen ampollas. En caso último, lo recomendable es explotarlas para eliminar el líquido y realizar una cura en la herida (no retirar la piel, ya que esa piel es el mejor “apósito” para proteger la zona dañada).

Belleza: Que mejor manera, que lucir nuestros pies en un bonito calzado ¿verdad? La visita a nuestros centros de estética durante el año, mantiene el pie y  las uñas en perfecto estado,  talones bien hidratados y cuidados, además de un  corte y limado de uñas correcto (en caso de callosidades o cualquier otro problema, recomendamos la visita al podólogo). Y como complemento, un esmaltado perfecto, ya sea normal o semipermanente, con los colores de temporada o aquellos que más te gustan, como el clásico rojo “pasión”, tan elegante como siempre.

Masaje podal: El mejor “mimo” que podemos brindar a nuestros pies, un buen masaje realizado por profesionales, que además de disfrutarlo plenamente, nos ayudará a relajarnos cuerpo y mente. Recordamos, que en los pies están las zonas reflejas de todo nuestro organismo.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Cómo podemos ayudarte?